Beneficios de la cirugía bariátrica

Obesidad severa o mórbida y la necesidad de una intervención quirúrgica

La obesidad mórbida o severa es uno de los estados más serios de este padecimiento. Si padeces de esta condición, probablemente puedas estar teniendo dificultades con tu condición física y es posible que te sientas estancado en un ciclo donde solo ganas más y más peso. Hasta este punto, es posible que hayas probado numerosas dietas, pero al final, solo consigues perder muy poco peso, hay rebote, y terminas por subir más kilos de los que habías perdido.

Desde hace diez años, la NIH (National Institutes of Health por sus siglas en inglés) ha reportado que las personas con obesidad severa han creado una resistencia a mantener un ciclo de pérdida de peso, llevado por terapias y dietas convencionales, como controlar el consumo de calorías, incrementar el ejercicio, programas estándar de pérdida de peso, etc. La NIH ha determinado que la cirugía bariátrica es la opción más efectiva para combatir la obesidad severa y tener un mejor control sobre la pérdida de peso a largo plazo.

¿Cómo puede ayudarme la cirugía bariátrica?

Cuando se combina con un plan de tratamiento integral, la cirugía bariátrica a menudo puede actuar como una herramienta eficaz para proporcionarle una pérdida de peso a largo plazo y ayudarlo a mejorar su calidad de salud. Se ha demostrado que la cirugía bariátrica ayuda a mejorar o resolver muchas afecciones relacionadas con la obesidad, como diabetes tipo 2, presión arterial alta, enfermedades cardíacas y más. Con frecuencia, las personas que mejoran su peso se encuentran tomando cada vez menos medicamentos para tratar sus afecciones relacionadas con la obesidad.

La pérdida significativa de peso también puede crear el camino por muchas otras oportunidades para ti, tu familia, y aún más importante, tu salud.

¿Cómo funciona la cirugía bariátrica?

La cirugía bariátrica, tal como lo es el bypass gástrico, la manga gástrica y la cirugía laparoscópica de banda gástrica funcionan con el fin de hacer una transformación en la anatomía de tu tracto gastrointestinal (aparato digestivo) y para causar cambios fisiológicos en tu cuerpo, produciendo un cambio de energía, balance y metabolismo.

Sin importar el método bariátrico que tú y tu cirujano especialista elijan como el mejor para ti, es importante recordar que la cirugía bariátrica es solo la “herramienta”. El éxito en este procedimiento depende de otros factores importantes, como la nutrición, ejercicio, un nuevo estilo de vida, entre otras cosas.

Cuando se hacen modificaciones en la anatomía gastrointestinal, algunos procedimientos pueden tener repercusión en la producción de hormonas intestinales, reduciendo la sensación de apetito y aumentando la sensación de saciedad. El resultado final es la reducción en la necesidad y/o deseo de estar ingiriendo alimentos frecuentemente. Es interesante cómo estos cambios después de la cirugía tienen un efecto opuesto a aquellos producidos por las dietas para pérdida de peso. Vamos a analizar las diferencias:

Cirugía bariátrica y sus cambios hormonales

Los cambios hormonales después de la cirugía bariátrica mejoran la pérdida de peso al mantener o mejorar el gasto de energía (calorías quemadas). De hecho, algunas cirugías incluso aumentan el gasto de energía en relación con los cambios en el tamaño corporal. Por lo tanto, a diferencia de la pérdida de peso en la dieta, la pérdida de peso quirúrgica tiene una mayor probabilidad de durar porque se crea un equilibrio energético adecuado.

Dietas y sus cambios hormonales

En la pérdida de peso en la dieta, el gasto de energía se reduce a niveles más bajos de lo que se predeciría por la pérdida de peso y los cambios en la composición corporal. Este cambio desequilibrado en la energía a menudo puede conducir a la recuperación de peso.

La pérdida de peso significativa también se asocia con una serie de otros cambios en tu cuerpo que ayudan a reducir los defectos en el metabolismo de las grasas. Con una mayor pérdida de peso, se encontrará realizando más actividad física. Las personas que se encuentran en una tendencia de pérdida de peso a menudo realizan actividades físicas, como caminar, andar en bicicleta, nadar y más. Además, el aumento de la actividad física combinada con la pérdida de peso a menudo puede mejorar la capacidad de su cuerpo para quemar grasa, generar una actitud personal positiva y disminuir los niveles de estrés. La pérdida masiva de peso, como resultado de la cirugía bariátrica, también reduce las hormonas como la insulina (utilizada para regular los niveles de azúcar) y el cortisol (hormona del estrés) y mejora la producción de una serie de otros factores que reducen la absorción y el almacenamiento de grasa. La actividad física también es un componente muy importante para combatir la obesidad.

La cirugía bariátrica puede mejorar una serie de afecciones y acciones biológicas (cambios hormonales) para revertir la progresión de la obesidad. Los estudios encuentran que más del 90 por ciento de los pacientes bariátricos pueden mantener una pérdida de peso a largo plazo del 50 por ciento de exceso de peso o más.

La cirugía bariátrica puede ser una herramienta útil para ayudarlo a romper el círculo vicioso de aumento de peso y ayudarlo a lograr una pérdida de peso a largo plazo y mejorar su calidad general de salud y vida.

Éxito en la pérdida de peso a largo plazo

Las cirugías bariátricas resultan en un éxito a largo plazo en la pérdida de peso. La mayoría de los estudios demuestran que más del 90 por ciento de las personas previamente afectadas por obesidad severa logran mantener el 50 por ciento o más de su pérdida de exceso de peso después de una cirugía bariátrica. Entre los afectados por la obesidad súper severa, más del 80 por ciento son capaces de mantener más del 50 por ciento de pérdida de peso corporal en exceso.

Longevidad mejorada

Varios estudios de gran población encontraron que las personas afectadas por la obesidad severa que se han sometido a cirugía bariátrica tienen un menor riesgo de muerte que las personas afectadas por la obesidad que no se someten a cirugía. Uno de estos estudios encontró una reducción de la mortalidad hasta un 89 por ciento mayor durante un período de observación de 5 años para las personas que se sometieron a cirugía bariátrica en comparación con las que no. Otro estudio de gran población que comparó las tasas de mortalidad de pacientes bariátricos y no bariátricos encontró una reducción de más del 90 por ciento en la muerte asociada con diabetes y una reducción de más del 50 por ciento en la muerte por enfermedad cardíaca.

La tasa de mortalidad para la cirugía bariátrica (3 de cada 1000) es similar a la de la extirpación de la vesícula biliar y considerablemente menor que la de un reemplazo de cadera. La tasa de mortalidad excepcionalmente baja con cirugía bariátrica es bastante notable teniendo en cuenta que la mayoría de los pacientes afectados por obesidad severa se encuentran en mal estado de salud y tienen una o más enfermedades potencialmente mortales en el momento de la cirugía. Por lo tanto, en lo que respecta a la mortalidad, los beneficios de la cirugía superan con creces los riesgos.

Mejora / resolución de enfermedades coexistentes

La reducción excepcionalmente alta de las tasas de mortalidad con la cirugía bariátrica se debe a la mejora altamente significativa en las enfermedades causadas o empeoradas por la obesidad.

La cirugía bariátrica se asocia con una pérdida de peso masiva y mejora, o incluso resuelve (cura), las comorbilidades relacionadas con la obesidad para la mayoría de los pacientes. Estas comorbilidades incluyen presión arterial alta, apnea del sueño, asma y otros trastornos respiratorios relacionados con la obesidad, artritis, anormalidades de lípidos (colesterol), enfermedad por reflujo gastroesofágico, enfermedad del hígado graso, estasis venosa, incontinencia urinaria de esfuerzo, seudotumor cerebral y más.

Las cirugías bariátricas también conducen a la mejora y la remisión de la diabetes mellitus tipo II (DM2). En el pasado, la diabetes se consideraba una enfermedad progresiva e incurable. Los tratamientos incluyen pérdida de peso y cambios en el estilo de vida para las personas con sobrepeso u obesidad y medicamentos antidiabéticos, incluida la insulina. Estos tratamientos ayudan a controlar la DM2 pero rara vez causan la remisión de la enfermedad. Sin embargo, ahora hay una gran cantidad de evidencia científica que muestra la remisión de la DM2 después de la cirugía bariátrica. Una gran revisión de 621 estudios con 135,247 pacientes encontró que la cirugía bariátrica causa una mejoría de la diabetes en más del 85 por ciento de la población diabética y la remisión de la enfermedad en un 78 por ciento. La remisión de DM2 fue mayor para la derivación biliopancreática con interruptor duodenal (DBP / DS) con una tasa de remisión del 95 por ciento, seguida por el bypass gástrico Roux-en-Y (RYGB) con remisión en el 80 por ciento de los pacientes, y el banda gástrica ajustable (AGB) con una tasa de remisión del 60 por ciento. Otros estudios que compararon la remisión de la diabetes entre cirugías encontraron tasas comparables entre la gastrectomía en manga laparoscópica (LSG) y el RYGB, es decir, el 80 por ciento.

Las causas de mejoría o remisión de la diabetes no se han identificado por completo. La mejora de la DM2 con AGB está relacionada con la pérdida de peso. Sin embargo, con otras cirugías, como el LSG o el RYGB, la remisión o mejora de la diabetes ocurre temprano después de la cirugía, mucho antes de que haya una reducción significativa de peso. De hecho, algunos pacientes bariátricos con DM2 abandonan el hospital con un nivel normal de azúcar en la sangre y sin la necesidad de medicamentos antidiabéticos.

Cambios en la calidad de vida y el estado psicológico con la cirugía bariátrica

Además de las mejoras en la salud y la longevidad, la pérdida de peso quirúrgica mejora la calidad de vida en general. Las medidas de calidad de vida que se ven afectadas positivamente por la cirugía bariátrica incluyen funciones físicas como la movilidad, la autoestima, el trabajo, las interacciones sociales y la función sexual. La soltería se reduce significativamente, al igual que el desempleo y la discapacidad. Además, la depresión y la ansiedad se reducen significativamente después de la cirugía bariátrica.

El antes y después de algunos pacientes:
¿Conoces tu índice de masa corporal (IMC)? Descúbrelo

Llena este este sencillo cuestionario y nos pondremos en contacto contigo